sábado, 20 de junio de 2015

SOLO CRISTO

Un nativo del interior de China escuchó el mensaje del evangelio, pero no podía entender cómo el Cristianismo era superior al Confucianismo o al Budismo. Cierta mañana él vino hasta el misionero, con una gran sonrisa, diciendo: 
"Ayer por la noche tuve un sueño y ahora puedo comprender.
Soñé que había caído en un pozo profundo donde me estuve desesperado y sin fuerzas para salir. 
Confúcio vino y me dijo: "Dejeme darle un consejo, mi amigo. Si consigue librarse de esa dificultad, nunca entrá nuevamente en otra semejante".
Buda vino y me dijo: "Si conseguir subir hasta donde yo te pueda alcanzar, yo te ayudaré".
Entonces, Cristo vino, bajó hasta el fondo de lo pozo y me llevó para fuera.
Solo el Salvador de los hombres podría hacer eso: Bajar tan bajo para salvar un alma pecadora como la mía."
Paulo Barbosa, misionero no vidente.


martes, 16 de junio de 2015

Historia de un puente:

Puente Ferrocarretero “El puente de la integración patagónica”
Un día 17 de diciembre de 1931 finalmente quedó habilitado un puente de alto valor histórico que unía las dos márgenes del río Negro y comunicando así a las ciudades de Viedma en Río Negro y Carmen de Patagones en la provincia de Buenos Aires.
Era basculante y a contrapeso hidráulico, fue fabricado en Alemania, y traído desarmado en grandes piezas por barco y por tren. El primer tren en cruzarlo fue uno procedente de Bariloche, que pertenecía a los convoyes que cubrían el recorrido conocido como la “Línea del Estado”. El puente unía así las dos márgenes del río Negro y acercaban otra vez a las poblaciones de Viedma y Carmen de Patagones. Este suceso fue comentario de la prensa nacional e internacional. “La Razón”, por ejemplo, lo tituló: “EL PUENTE DE RÍO NEGRO, RECIENTEMENTE CONSTRUIDO, ES UNA DE LAS OBRAS DE INGENIERÍA MÁS INTERESANTES DEL PAÍS”. Y por boca del ing. Rovere, en un reportaje señaló; “Se trata de una de las más importantes obras del mundo en su género, la que por su magnitud mecánica, por su utilidad presente y futura, por su belleza y espléndida construcción, merece ser destacada para que el público se entere de ella”.
Existe otro puente construido, el cual es muy importante conocer y merece ser destacado por su utilidad presente y futura; un puente también revestido de gran belleza y esplendidez que aunque sutil es muy profunda, no es de magnitud mecánica pero si de una considerable ingeniería de amor. Construido con madera, clavos y el propio cuerpo de Jesús; Dios como ingeniero lo diseño y lo construyo para llevarnos a Él.
Ahora, presta atención !!!...
La noche antes de ser crucificado, Jesús reunido con sus discípulos hablo de su inminente partida, terminando con “Y conocéis a dónde voy, y sabéis el camino” Juan 14:4. Tomás le dijo: “Señor, si no sabemos adónde vas, ¿Cómo vamos a conocer el camino?”, a lo que Jesús respondió: “YO SOY el camino, la verdad y la vida”, añadiendo “Nadie viene al padre sino por mi” Juan14: 5-6. 
En la utilización del “YO SOY” observamos un elemento de exclusividad. No afirma ser uno de los caminos, sino “EL CAMINO”; y ya que prosigue para decir que nadie llega al padre si no es a través de Él, queda claro que “EL CAMINO” es “EL CAMINO QUE NOS LLEVA A DIOS”. 
Juan insiste en que JESÚS es el único camino hacia el PADRE. Ni por un momento dejará que el camino de los líderes religiosos, con su insistencia en la ley y la importancia de las obras, sea otro camino posible hacia Dios. Digan lo que digan los lideres, Juan afirma que la persona de JESÚS es tal, que Él y nadie más puede llevarnos al hogar celestial. 
“NO DICE QUE JESÚS MUESTRE EL CAMINO, SINO QUE ÉL ES EL CAMINO”.
Esto nos enseña sobre la importancia de su muerte en la cruz del calvario, Él se sacrifico por ti, derramo su sangre para limpiarte de tu maldad, "...la sangre de Jesús... nos limpia de todo pecado" 1 Juan 1;7. Debes encontrarte con Él al pie de esa cruz, reconocerle como Salvador, como aquel que tiene poder para perdonar tu pecado; luego arrepentirte renunciando a tu pasado y con tus propias palabras, invítalo a entrar en tu vida, para que así sea tu Salvador convirtiéndose en ese camino que un día te llevará a estar para siempre con Dios.
Cruza por este puente, pásate a la otra orilla, obtén la Salvación y la vida eterna con Dios...
Fabián D.Lourenzo
Pastor-Misionero
Viedma, Río Negro

jueves, 11 de junio de 2015

El Camino

En estos días suena muy fuerte la frase “Hay un nuevo camino”. Muchos pastores, predicadores, y cantantes cristianos de moda, se han sumado a esta campaña, buscando puntos en común con religiones que adoran a ídolos o que no tienen a Cristo como el único camino; dice el Señor Jesús en Juan 14:6 “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. Entonces esta frase de “Hay un nuevo camino” suena muy fuerte a quienes aún no han encontrado el camino y siguen explorando un sinfín de invenciones filosóficas extraviándose cada vez más, y suena fuerte también y además ofensivo para quienes ya hemos encontrado ese CAMINO que nos llena de paz, gozo, amor y armonía al transitar por Él… obvio que todo esto que estamos experimentando es producto de haber hallado ese CAMINO, Hebreos 10:19-20 “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,…” Jesucristo es “EL CAMINO”; ¿De qué otro camino están hablando?, ¿De qué otras formas?, ¿Otras verdades?... Jesucristo es EL CAMINO, y LA VERDAD, nadie va al PADRE sino es por ÉL.
Y que de aquellos que promueven estas mentiras sirviendo así a las intenciones destructivas de satanás, Gálatas 1:8 “Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema (MALDITO)”. Así que ¡CUIDADO!, si estas creyendo esta nueva mentira o la estas promoviendo de alguna forma, observa lo que dice el Señor; Mateo 18:6 “Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar”.
Defendamos la VERDAD, Proverbios 23:23 “Compra la verdad, y no la vendas;…” Defendamos el Nombre sobre todo Nombre, No compres mentiras, no te vendas y lo que es aún peor, no vendas al Señor. (Mat.27:3-10)
El consejo de Dios frente a estas mentiras que están seduciendo a tantos cristianos es; Jeremías 6:16 “Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma”, tristemente muchos dirán “No andaremos”, ¡Que triste!, solo espero que no seas “vos”…
Un abrazo…Fabián.

martes, 9 de junio de 2015

La Verdad

“Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8.32)
Si se habla de conocer una verdad de algo es porque detrás de esa verdad se esconde una gran mentira que la oscurece, y si el fin de esa verdad es encontrar libertad es porque esa mentira sin lugar a dudas está esclavizando.
Vivimos en un mundo lleno de mentiras, de engaños, de simulaciones, de falsedad, de apariencias. La mentira está por todas partes, a veces la podes ver y otras es tan sutil que pasa totalmente desapercibida. Creo que no hace falta que dé ejemplos, con tan solo mirar alrededor podemos ver de lo que estoy hablando, y también, porque no, mirando nuestro interior también podemos encontrar rastros de esas mentiras.
Destaco una cosa, el versículo no dice “una verdad” sino “la verdad” afirmando que es sólo “una” la verdad que lleva a la libertad.
Hay tanta confusión en el mundo acerca de la verdad. Todos, en su sabiduría, creen poseerla y como “la tienen” (en teoría) discuten envolviéndose en sus propios razonamientos.
Hay tantas teorías sobre la verdad de los hechos de la vida que se pelean para encontrar pruebas que sustenten sus teorías. Ahora bien podrás estar pensando: Entonces… ¿quién te da la autoridad de hablar de la verdad como si la tuvieras?. Sinceramente, si ese es tu pensar, no voy a entrar en tu razonamiento, ya que estoy más que seguro que hay una SOLA VERDAD, y no es que sea la mía… sino que es la VERDAD que por sí solo se da la autoridad de serla.
Antes de seguir hablando de la verdad quiero apuntar un poco a su contra cara: “la mentira”. Dicen que la mentira tiene patas cortas dado que hay mentiras que no se pueden sostener en el tiempo y que inevitablemente se hacen visibles al corto plazo, pero en el ámbito espiritual, la mentira puede mantenerte esclavo de ella toda tu vida… desde que naces hasta que morís. La mentira siempre trata de ocultar la verdad, de confundir, de engañar, etc.
Pero… ¿De dónde viene la mentira?.
La mentira entró disfrazada de engaño por medio de la “serpiente antigua”. En génesis 2.16-17 leemos: “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrías comer, más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”. Un poco más adelante nos encontramos con: “Pero la serpiente (el mismo diablo) era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho, la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?.” Y luego: “La serpiente también le dijo a la mujer “No moriréis” (aludiendo al comer del árbol de la ciencia del bien y del mal). Dios dijo una cosa y el diablo otra. Eva en medio de la las dos, eligió creer la mentira del diablo.
Ni Adán ni Eva murieron por haber comido de aquél árbol, el: “de cierto moriréis”, en realidad tenía el significado de una separación espiritual entre el hombre y Dios. Y en ese entonces… el pecado hizo su ingreso al mundo, y a partir de ahí (cómo cité en el mensaje anterior) “...el mundo está bajo el maligno” (1 Juan 5.19) y todo hombre que nace, nace separado de Dios por causa de aquél pecado.
Hablando de mentiras, el diablo, justamente es el padre de mentiras, Juan 8.44 dice acerca de él: “… cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”, por lo tanto detrás de cada engaño, detrás de cada mentira, detrás de todo lo oculto se encuentra el padre de mentiras.
Si todo esto quedaría ahí sería muy trágico el mensaje pero en contrapartida, Jesús afirmó ser la verdad: “Jesús le dijo: Yo soy el camino Y LA VERDAD, y la vida…” Juan 14.6. Además Jesús mismo también (orando al Padre) dijo: “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17.17), y del Espíritu Santo dice: “pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad…” Juan 16.13. Entonces, Jesús es la VERDAD (y el camino y la vida), la palabra de Dios es verdad y es Espíritu Santo es quien guía a toda verdad.
La mentira del diablo no quiere que la verdad salga a la luz porque la luz la dejaría al descubierto: “Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo” (Efesios 5.13). Hay un camino para transitar y ese camino es Jesús, que es LA VERDAD. Dios es el que por medio de su palabra alumbra ese camino: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmo 119.105) y el Espíritu de Dios el que va guiando a la verdad. Cuando Dios habla con su voz ilumina la oscuridad de tus caminos, tus pasos empiezan a pisar sobre la firmeza de una roca inamovible, sobre un fundamento firme, y las densas y tenebrosas tinieblas se empiezan a esfumar.
Sin embargo el diablo sigue con su trabajo, el vino para: “hurtar y matar y destruir” (Juan 10.10) pero el Señor Jesús vino para que tengamos vida y la tengamos en abundancia.
La verdadera libertad solo se encuentra en Jesús… “Conoceréis la verdad", "Yo soy la verdad", "y la verdad (Jesús) os hará libres”.
Jesús dijo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” Mateo 11.28.
¿Cuáles son las cargas que te están costando llevar?, ¿Cuáles son las mentiras y engaños que el diablo te está haciendo creer?,
La invitación de Jesús es clara: “Venid a mí”, “Yo soy la verdad”, “Yo te haré descansar”, solamente acércate a él, humíllate ante su grandeza y clamále, estés donde estés, que ilumine tus caminos para que puedas escaparte de la celda en la que el diablo te tiene cautivo... “y conoceréis la verdad…” (y al conocerla) “la verdad te hará libre”.
“Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.” (Juan 8.36).

D.A.K.