sábado, 20 de junio de 2015

SOLO CRISTO

Un nativo del interior de China escuchó el mensaje del evangelio, pero no podía entender cómo el Cristianismo era superior al Confucianismo o al Budismo. Cierta mañana él vino hasta el misionero, con una gran sonrisa, diciendo: 
"Ayer por la noche tuve un sueño y ahora puedo comprender.
Soñé que había caído en un pozo profundo donde me estuve desesperado y sin fuerzas para salir. 
Confúcio vino y me dijo: "Dejeme darle un consejo, mi amigo. Si consigue librarse de esa dificultad, nunca entrá nuevamente en otra semejante".
Buda vino y me dijo: "Si conseguir subir hasta donde yo te pueda alcanzar, yo te ayudaré".
Entonces, Cristo vino, bajó hasta el fondo de lo pozo y me llevó para fuera.
Solo el Salvador de los hombres podría hacer eso: Bajar tan bajo para salvar un alma pecadora como la mía."
Paulo Barbosa, misionero no vidente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario