miércoles, 16 de septiembre de 2015

GUARDAOS

"GUARDAOS de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 
POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS.
¿Acaso se recogen uvas de los espinos. o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.
TODO ÁRBOL que NO DA BUEN FRUTO, es CORTADO Y ECHADO EN EL FUEGO. 
ASÍ QUE, POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS" 

(Extraído de la Filosofía de Jesús de Nazaret-carpintero-sin doctorado)
Mateo 7:15-20


H.A.G.

martes, 15 de septiembre de 2015

Conversión imaginaria o real

“Si la conversión al cristianismo no hace ninguna mejora en las acciones exteriores de un hombre – si él sigue siendo igual de orgulloso o rencoroso o envidioso o ambicioso, como lo era antes – entonces creo que debemos sospechar que su “conversión” era en gran parte imaginaria.”
C.S. Lewis

domingo, 6 de septiembre de 2015

¿QUÉ ENTIENDES POR "EVANGELIO"?

El evangelio no es la noticia de que estamos bien. No es la noticia de que Dios es amor. No es la noticia de que Jesús quiere ser nuestro amigo. No es la noticia de que él tiene un plan o propósito maravilloso para nuestra vida.
El evangelio es la buena noticia de que Jesucristo murió en la cruz como un substituto por los pecadores y resucitó, abriendo un camino para que pudiésemos ser reconciliados con Dios. Es la noticia de que el Juez se convertirá en el Padre, si nos arrepentimos y creemos.
Mark Dever (Un entendimiento bíblico de la buena noticia. es.9marks.org)

sábado, 5 de septiembre de 2015

“Pero a pesar de…”

Podes oír hablar de las 590 profecías que contiene la biblia y de que ya se cumplieron unas 570 “pero a pesar de” tantas pruebas irrefutables no creer en la palabra de Dios.
Podes ver la película: La pasión de Cristo, “pero a pesar de” los sufrimientos que Jesús padeció entenderla solo como otra película y no ver al Salvador del mundo.
Podes elevar tus ojos al firmamento en una noche completamente estrellada “pero a pesar de” la hermosura y grandeza de lo que tus ojos contemplan creer que todo se generó simplemente por una “gran explosión” sin la necesidad de un Gran Arquitecto.
Pudiste haber tomado con mucha emoción, gozo y ternura a tu primer hijo en brazos “pero a pesar de” aquel milagro no entender la perfección de la creación del cuerpo humano.
“Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestro ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestra manos tocante al verbo de vida… Lo que hemos visto y oído, eso anunciamos…” 1ra Juan 1:1-3.
Juan conocía muy bien al Señor por eso mismo nos anuncia lo que desde el principio (desde que empezaron a oír de Jesús) oyeron, vieron sus propios ojos, contemplaron y palparon sus manos.
Juan era conocido como el discípulo “a quien amaba Jesús” (Juan 21:20). Juan formaba parte del círculo íntimo del Señor. Juan había estado en la transfiguración del Señor. Juan conocía tanto al Señor que hasta podría jugármela y decir que llegó a escuchar los latidos de su corazón ya que estuvo “recostado cerca del pecho de Jesús” (Juan 13:35). Juan estuvo presente en frente a la cruz en los últimos suspiros de Jesús (Juan 19.26), y también lo vio resucitado.
En los evangelios se nos relatan toda la vida de Jesús, desde antes de su nacimiento hasta su resurrección, pero quiero focalizar simplemente en sus milagros (lo más visible de su ministerio), al ser muchísimos lo voy a resumir en estos versículos: “Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó; de manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar, a los mancos sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel.” Mateo 15:30-31. Glorificaban al Dios de Israel por los milagros y maravillas que el mismo Jesús hacia en vivo y en directo frente a sus propios ojos. De eso mismo nos habla Juan, de todo aquello que no podía dejar de contar. De lo asombroso que era ver a Su Señor sanando a los afligidos.
Nuevamente podría dar muchísimos ejemplos más pero dejo que el testigo ocular (el apóstol Juan) lo resuma mejor: “Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y escribió estas cosas, y sabemos que su testimonio es verdadero. Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir. Amén” Juan 21:24-25.
No creo para nada que haya sido exagerado el apóstol con ese final, “PERO A PESAR DE que había hecho tantas señales delante de ellos (Israel, su pueblo) no creían en él” Juan 12:37.
Dios nos dejó Su palabra llena de señales para nuestra vida, llena de promesas, llena de aliento, llena de consuelo, llena de esperanza, llena de vida, llena de JESÚS… pero, en nuestra incredulidad puede aparecer un pero, ¿A qué se debe?, ¿De qué y por qué dudamos?, Dios no cambió, ni esta en sus planes hacerlo.
No somos testigos oculares, somos testigos por fe. Que nuestra FE sea sin “peros” y “a pesar de” todo.
“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” Hebreos 11:6

D.A.K.