martes, 6 de octubre de 2015

Buscando

Buscar, en una de sus definiciones (Según la real academia española) significa: Hacer algo para hallar a alguien o algo.
Como seres humanos vivimos buscando. Buscamos porque algo nos falta. Buscamos porque nos sentimos incompletos. Buscamos porque necesitamos hallar algo que nos de el sentido de existencia.
En lo que respecta a la fe, y a la diversidad de creencias, solamente me viene a la mente un versículo.
"¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive'" Lucas 24:5
Dicen que el que busca encuentra... pero ¿Qué encuentra el que busca?.
En cada tumba se encuentran los huesos de sus muertos. Si buscan en la tumba de Mahoma y la de Buda van a encontrar los huesos de ellos. Así también pasa con muchísimas otras tumbas. Pero no podría nunca afirmar que el 100% de los huesos de los que murieron están en sus tumbas, ya que Jesús murió PERO resucito (el único caso), "y entrando (a su sepulcro), no hallaron el cuerpo del Señor Jesús." Lucas 24:3
Luego de esto vino la gran pregunta: "¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?".
Jesús también dijo: "buscad, y hallaréis" pero no vas a hallar nunca otra cosa que la que estés buscando.
¿Para qué depositar la fe en un muerto, si hay uno que vive por la eternidad y es el único que promete, y por el cuál se puede alcanzar la vida eterna?
Se encuentran hasta los huesos de toda clase de dinosaurios, pero los huesos del Señor Jesús nunca se encontraron ni se encontrarán... porque nadie que vive se encuentra en una tumba.
Nota irónica y de color.... otros huesos que nunca fueron encontrados son los de los eslabones perdidos que citan los evolucionistas. ¡Que raro no! ¿Será que la evolución del hombre es un invento del mismo hombre?
Quitáte la cera de tus oídos, esa cera no es más que una mentira que no te deja oír la verdad.
No busquen más en los muertos... ¡busca al que vive!

D.A.K.

No hay comentarios:

Publicar un comentario